Curso sobre el Sacro Imperio Romano Germánico


Este curso está centrado en el periodo medieval del Sacro Imperio Romano Germánico. Tras la caída del Imperio Romano, Europa se transformó en un conjunto de reinos germánicos. Los reyes merovingios de los francos fueron reemplazados por los Carolingios que se estilaron como los nuevos emperadores, los reconstructores del pasado clásico. Se instalaban así las bases de los que sería el Imperio de la Cristiandad medieval, que conjugaba la herencia grecolatina con la religión cristiana y el sustrato cultural germánico. En este contexto, germinaron figuras como el emperador Carlomagno, el papa reformador Gregorio VII, la mística Hildegarda de Bingen, Federico Barbarroja y Federico II, el “asombro del mundo” y Carlos V. El imperio fue gobernado por grandes dinastías que perduraron hasta el siglo XIX pasando por los Carolingios, Otónidas, Salios, Staufen y Habsburgos, estos últimos la potencia más importante de Europa y conquistadores de América. No es posible comprender historia europea y del mundo occidental sin recorrer las extensas páginas de esta fascinante historia imperial.

Jose Manuel Cerda Costabal es Bachiller en Artes Liberales y Doctor en Historia Medieval por la Universidad de New South Wales (Australia) con pasantías doctorales en la Universidad de Oxford y Universidad de Saint Andrews (Reino Unido). Ha sido investigador postdoctoral de CONICYT Chile y del Centro de Estudios Medievales y Renacentistas de la Universidad de Saint Louis (Estados Unidos). Fue profesor visitante de la Universidad Nacional de Salta (Argentina) y en la Universidad Gabriela Mistral (Chile) fundó y fue director del Centro de Estudios Medievales y la Revista Chilena de Estudios Medievales. Actualmente es profesor en la Universidad de los Andes y la Universidad del Desarollo.

Sesiones (15, 18, 22, 25 de junio 2020)

  1. Carlomagno. El padre de Europa y el renacimiento cultural

 

Carlos el rey de los Francos fue un líder germánico tan importante que tras expandir las fronteras de su reino e impulsar un verdadero renacimiento político y cultural, fue coronado por el pontífice romano como emperador y líder europeo en el año 800. Comenzaba una época dorada para Europa occidental como nos e había visto desde los mejores tiempos del Imperio Romano, pero todo se desintegraría tras su muerte.

  1. El imperio germánico. Otones, Salios y Staufen

 

La reconstitución del imperio franco que había formado Carlomagno estuvo en las manos de sus sucesores alemanes a fines del siglo X: los Otones. A partir de ese momento el Sacro Imperio Romano Germánico se estableció como tal y vivió momentos esplendorosos bajo el liderazgo de los Staufen, especialmente en la época de Federico Barbarroja y Federico II.

  1. La Querella de las Investiduras. Pontífices y emperadores en disputa

 

El reclamo de la autoridad y potestad imperial condujo a emperadores y pontífices a una competencia por la supremacía y el liderazgo continental. Esta lucha que se extendió a lo largo de los siglos XII y XIII, terminó generando una gran crisis con emperadores depuestos y excomulgados y pontífices desterrados y encarcelados, como nunca se había visto en la historia del cristianismo y que se resolvió con la Reforma Gregoriana.

  1. La Casa de Habsburgo. Apogeo y ocaso de un imperio mundial

 

La casa imperial Staufen fue reemplazada en el siglo XIII por los Habsburgo, también conocida como la casa de Austria, ya que el centro del poder se trasladaría eventualmente a Viena. Estos emperadores gobernaron el Sacro Imperio por cinco siglos y serían los protagonistas de la expansión de la cultura europea a todos los rincones del mundo, bajo el liderazgo de Carlos V y Felipe II. Su extinción política daría paso a la conformación del Imperio Austro-Húngaro.